La Asociación de Enólogos y Técnicos de la Ribera del Duero, Enoduero, dentro del intenso programa de actividades formativas que desarrollan a lo largo del año acaba de celebrar una cata de vinos rosados, vinos que, como explica el presidente de esta asociación, José Nuño, “antes parecía que los rosados estaban en tierra de nadie pero se van posicionando y van ganando cuota de mercado”.

La cata formativa se celebró en el hotel Torremilanos, ubicado en la localidad burgalesa de Aranda de Duero, realizando el análisis sensorial de 7 vinos rosados de varias denominaciones de origen.

Durante esta cita, Nuño, ante las inusuales temperaturas del mes de febrero, indicó que “si en quince o veinte días no bajan las temperaturas, viene un poco más de frío y se sujeta un poco, podríamos estar ante una brotación excesivamente temprana”.

Cata enologos Ribera del Duero

Así se observa en el campo. “En la poda, por ejemplo, que se está llevando a cabo ahora, estamos viendo en muchas zonas lloros importantes” de las plantas, señala al recordar que los `lloros´ se producen cuando la tierra se calienta y empieza la actividad radicular, es decir, indica que la planta está activa en un momento demasiado temprano. “La tierra está más caliente de lo que debería estar”, afirma. La Asociación Enológica de la Ribera de Duero, Enoduero, nació en el año 2007 con el fin de dar voz a un gremio que tiene mucho que decir y que aportar. La formación es desde entonces una premisa fundamental en un colectivo que supera el centenar de socios.